sala-neurocirugiaAunque desde hace un tiempo la cirugía mínimamente invasiva no es una novedad para la Neurocirugía espirituana, recientemente la incorporación de nuevas técnicas neuroquirúrgicas en esta rama, precisamente en la cirugía espinal, han redundado en una mayor calidad de vida para los cerca de 100 pacientes sometidos a estos procederes.

En declaraciones a Escambray Eddy Ameth García García, especialista de primer grado en Neurocirugía y jefe de este servicio en el Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos, reconoció que entre las técnicas introducidas sobresale la vertebroplastia —realizada a aquellos pacientes con fracturas debido a osteoporosis, lesiones tumorales y traumas— y la cirugía de tumores de órbita, entre otras.

“Hace muy poco comenzamos a realizar también discolisis con ozono —sostuvo García García—, la cual es otra técnica mínimamente invasiva que supone la inyección de ozono para el tratamiento de la hernia discal.

“Además pronto llegará un marco estereotáctico, equipamiento que permitirá realizar biopsias y cirugía funcional, procedimiento que hasta hoy solo se hace en hospitales de La Habana”.

Tal despegue de la Neurocirugía en estos momentos ha sido posible, alega, por el entrenamiento de especialistas en tales prácticas y por la renovación de un equipamiento que incluye bombas de ozono, instrumental especializado para este tipo de operaciones y dos mesas quirúrgicas.

“La incorporación de estas nuevas técnicas neuroquirúrgicas —afirmó el jefe de servicio— ha contribuido a elevar la calidad de vida de los pacientes, pues disminuye la estadía hospitalaria, las complicaciones, los riesgos… y se atienden patologías que antes no eran posible solucionar en el territorio”.

Para contribuir a incrementar la especialización en los servicios, la Neurocirugía espirituana dispone de un laboratorio de entrenamiento neuroquirúrgico —único fuera de la capital del país— en el que se prepara a residentes y especialistas en el manejo de técnicas microquirúrgicas a partir de las piezas frescas que se obtienen de las necropsias.

En los servicios de Neurocirugía —donde se dispone de más de una veintena de camas— se atienden las personas que padecen traumas craneoencefálicos o raquimedulares; patologías tumorales, malformaciones y enfermedades degenerativas.

Tomado de Escambray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *