Los estudiantes universitarios encabezaron el tradicional desfile, en la víspera del aniversario 165 del natalicio de José Martí

Desde cerca de las siete de la noche la concentración comienza en Sancti Spíritus. Algunos comprueban que sus antorchas estén listas para ser encendidas sin contratiempos; otros toman fotos antes de que empiece la marcha. Y el reloj camina. Muchos se aglutinan en las cercanías del DiTú en la Carretera Central, el punto de inicio del recorrido que se extiende hasta el parque Serafín Sánchez Valdivia de la ciudad cabecera. En el resto de los municipios se viven similares preparativos.

Alrededor de las 8:00 p.m. comienza. Luego de que se coloca la ofrenda floral y se escuchan las palabras de la estudiante universitaria, ocurre el encendido de la antorcha gigante.

Los rostros jóvenes dicen consignas, lemas y llevan banderas y pancartas. Caminan a buen paso. Quien mira ahora la Avenida de los Mártires la ve llena de luces disfrazadas de antorchas, tradición iniciada por jóvenes aquel 27 de enero de 1953 en La Habana.

Y también están presentes estudiantes de la enseñanza media, sus profesores, padres, además de los trabajadores espirituanos, quienes también hacen un homenaje al Apóstol cubano, al Héroe Nacional de fecunda obra, que lo mismo escribió Versos Sencillos, empuñó la pluma como el más cabal periodista que preparó todo el reinicio de una gesta independentista, y más.

Por las calles van cientos aglutinados. Al terminar el recorrido algunos deciden regresar a sus hogares, mientras otros disfrutan de las actividades culturales que tienen lugar desde ese momento, siempre se puede tirar un pasillo, tararear un estribillo o tomarse una piña colada o un café. Y el parque Serafín Sánchez y el bulevar están más concurridos que de costumbre.

Tomado de Periódico Escambray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *