Con 1.9 por cada 1 000 nacidos vivos hasta la fecha, Sancti Spíritus registra la menor tasa de mortalidad infantil de su historia y la más baja de Cuba, seguida de Pinar del Río.

A favor de este indicador hablan la reducción significativa del bajo peso al nacer, hoy en 4.1, muy por debajo del reportado el año anterior (4.8), y la estabilidad de los municipios de La Sierpe y Cabaiguán, con cero mortalidad de menores de un año hasta el momento.

De acuerdo con el doctor Manuel Rivero Abella, director provincial de Salud en Sancti Spíritus, estos resultados han sido posibles gracias al trabajo sostenido del Programa Materno Infantil en el territorio y del sistema de salud en general.

En este sentido —apuntó— se ha logrado reducir la mortalidad materna, con una sola fallecida durante el año, y ello se debe al desvelo de intensivistas, obstetras, cirujanos y al colectivo médico de la Maternidad, adjunta al Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos.

Según el también especialista, se ha reforzado el seguimiento a la calidad de la atención a las embarazadas para llegar a feliz término y que el resultado sea una madre y un niño sanos.

La iniciativa Hospital amigo de la madre, el niño y la niña, estrategia impulsada por la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF, se afianzó durante el 2017 en el Hospital Camilo Cienfuegos, con la implementación de prácticas que promueven la lactancia materna.

A ello se añade el funcionamiento del Banco de leche humana adscrito a la Sala de Neonatología de la citada institución sanitaria, con equipamiento de Primer Mundo y en el que se procesa el alimento para garantizar una mejor calidad de vida de los neonatos.

Tomado de Escambray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *